Piqueteros ocuparon el Ministerio de Educación para exigir planes sociales

 Los manifestantes entraron por la fuerza a la sede del Palacio Sarmiento. Reclamaron ser recibidos por el ministro Nicolás Trotta. Tras el compromiso de una reunión, desalojaron el edificio


Manifestantes de la Juventud Piquetera ocuparon esta tarde el Ministerio de Educación de la Nación para exigir mejoras en la conectividad y dispositivos para continuar con los estudios a distancia, en el marco de la pandemia por el coronavirus. Después de que el titular de la cartera, Nicolás Trotta, se comprometiera a recibirlos, abandonaron el edificio. La movilización comenzó cerca del mediodía en el Obelisco. Allí se reunieron diferentes organizaciones que integran el Polo Obrero y el Movimiento Teresa Rodríguez, y exigieron al gobierno nacional que adopte medidas para mejorar la conectividad en los barrios populares y computadoras para poder cursar bajo la modalidad virtual. Según su pedido, muchos jóvenes estudiantes secundarios, terciarios y universitarios no cuentan con los elementos ni las condiciones necesarias para ajustarse a las demandas de las instituciones educativas, al tiempo que las becas escasean.

Desde allí se trasladaron a la sede del Ministerio de Educación, en el Palacio Sarmiento, ubicado en el pasaje Pizzurno 935 de la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de ser recibidos por el titular de la cartera. “Reclamamos que el ministro Trotta nos reciba, que nos dé una reunión para atender los reclamos que tiene la juventud. Millones se quedaron el año pasado por fuera del sistema escolar, sin poder estudiar por no tener los recursos necesarios”, indicó Gianna, una militante de la Juventud del Polo Obrero de la Ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo, las agrupaciones piqueteras aseguraron que las autoridades no escucharon sus reclamos. “Todos los petitorios y pedidos de reunión fueron desoídos por un ministerio que no da ninguna respuesta al enorme problema de conectividad y la falta de dispositivos para estudiar y trabajar”, señalaron a través de un comunicado.

Ministro @trottanico, miles de pibes pobres en todo el país le piden una reunión hace semanas porque en los barrios populares no hay Wi-Fi ni computadoras y no pueden estudiar. ¿De verdad no los va a recibir?”, le preguntó al funcionario Eduardo Belliboni, dirigente del Partido Obrero, a través de su cuenta en Twitter.

Trotta, por su parte, brindó declaraciones a radio La Red y dijo que los manifestantes “rompieron una puerta y entraron al patio del Ministerio”. Y negó las acusaciones: “Nosotros hemos dialogado con distintas organizaciones. Lo que sí no compartimos es una instancia que implique violencia o rotura del patrimonio”.

Algunos videos grabados por los propios militantes muestran el momento en el que varias personas ingresaron con megáfonos, bombos y banderas al Palacio Sarmiento. Tal como se puede observar en las imágenes, la numerosa columna de jóvenes abrió fácilmente la puerta del Ministerio y entró sin mayores inconvenientes.

Tras unos minutos de tensión, Trotta se comprometió a recibir a referentes de los movimientos sociales para escuchar sus reclamos y, en consecuencia, los manifestantes se retiraron del edificio. Según contaron , fueron robadas algunas bicicletas de los empleados del Ministerio.

Los jóvenes se quedaron en las inmediaciones del lugar, lo que provocó durante horas un colapso del tránsito en la zona comprendida entre las avenidas Córdoba, Callao, Santa Fe y 9 de Julio.

Ante esta situación, cerca de las 3 de la tarde, los manifestantes ocuparon el edificio. Según el comunicado, tomaron la decisión “frente a la insensibilidad absoluta del ministro Trotta” y aseguraron: “Les pibis decidimos ocupar el Ministerio porque queremos estudiar y trabajar”.

Además de las condiciones de estudio y las becas, los jóvenes de las agrupaciones piqueteras también reclamaron mejoras en las condiciones de empleo por salarios que se encuentran por debajo de la línea de pobreza. Este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que el nivel de pobreza en la Argentina ascendió al 42% en el segundo semestre del 2020, con un incremento de casi siete puntos porcentuales respecto del mismo período del 2019, en el contexto de la pandemia global y la larga cuarentena local combinada con una alta tasa de inflación.