Denuncian que un beneficio jubilatorio fue otorgado de manera irregular

Se investiga el hecho en el que un vecino de Tupungato de 38 años recibió una constancia de afiliación al PAMI, a pesar de su edad y de estar en actividad, por lo que recurrirá a la Justicia federal

 La Argentina no agota la capacidad de sorpresa de su población con hechos que bien podrían ser calificados de corrupción más que de una “pifiada” administrativa, cuando a una persona se la inscribe, se imprime la credencial y se le notifica del beneficio jubilatorio, cuando ese presunto beneficiario no tiene la edad requerida y está en pleno ejercicio laboral.

El caso en cuestión ocurrió en el departamento de Tupungato, donde José Luis Leiva, de 38 años, fue notificado de que debía presentarse en la delegación de la obra social PAMI, donde se le otorgaría una credencial que acreditaba el beneficio jubilatorio.

El hombre, sorprendido, aclaró su edad y observó que no le correspondería. Ante la negativa a recibir el servicio previsional le habrían ofrecido opciones, entre ellas que utilice de igual modo la credencial para tener servicios médicos y de medicamentos.

El Ciudadano accedió a los detalles del caso y dialogó con Leiva, a quien se le preguntó cómo fue notificado de su jubilación. Al respecto, explicó: “Llegó a mi domicilio familiar la notificación de que me había jubilado. En un principio pensé que se trataba de una equivocación del correo y por eso me dirigí al PAMI”.

—¿Qué pasó en la delegación Tupungato?

—Ratificaron que era mi credencial. Les dije que no podía ser por mi edad y que el tema debía ser rectificado. A lo que me respondieron que tenía alternativas, como ir a la ANSES y hacer la correspondiente denuncia, o recibir y habilitar la tarjeta para usufructuar servicios sanitarios y de medicamentos.

—Es un hecho muy grave...

—Por supuesto, por eso recurrí el servicio profesional del estudio del abogado Daniel Álvarez y comenzamos la investigación necesaria para aclarar este asunto y dejar en claro que no puedo recibir este beneficio jubilatorio. Pero además para saber de dónde surge esto, cómo se produce y quién o quiénes lo produjeron. Porque también hay otro asunto que los abogados quieren investigar: habría un documento gemelo, apócrifo o trucho, como lo quiera denominar, con el que una persona con mi misma identidad podría hacer cualquier cosa.

Recurrirán a la justicia federal

Sobre el asunto también dialogó con nuestro diario el abogado penalista Daniel Álvarez, a quien se le preguntó sobre el caso que tomó su estudio.

“Mire, es un caso lamentable y sorprendente. Lamentable porque confirma ese estado de corrupción que no tiene límites en su brazo extendido por todo el país. Sorprendente, porque por impericia (aunque no lo creo) o con una oscura maniobra se ha utilizado la identidad de una persona para fraguar su documento, una acción que podría estar multiplicándose en todo el país”, consideró el profesional.

—Tenemos entendido que el hecho hace mucho ruido en el Valle de Uco, en especial en Tupungato.

—Claro, porque se trata una persona que vive en el departamento de Tupungato a quien se le notificó de un beneficio jubilatorio. El hecho, que debería ser normal, no es tan así porque este hombre tiene 38 años y está en plenas facultades físicas y psíquicas para trabajar.

—¿Quién es la persona y que organismo lo notificó?

—El señor al que representa mi estudio jurídico es José Luis Leiva, oriundo de Tupungato. A él, la delegación PAMI de ese departamento le notificó de un beneficio jubilatorio y le dio indicaciones para que lo active en la entidad bancaria respectiva y ya pueda utilizarlo para la adquisición de medicamentos.

—¿Cómo que hiciera uso del beneficio, si no es jubilado?

—Sí, así como usted lo escucha. Cuando Leiva se presenta y les indica que podría ser una equivocación, en el organismo le dicen que igual active la tarjeta para que tenga todos los beneficios, según consta en el expediente que armamos.

No le recibieron las presentaciones escritas

—Ante este hecho, ¿qué hicieron desde su estudio jurídico?

—Nosotros, al tomar el caso, entre otras diligencias, visitamos las oficinas de la ANSES y del PAMI notificando la anormalidad. No nos quisieron recibir las presentaciones porque se debe hacer por vía digital en cada organismo. Todo un tema que abre dudas por quien la recibe, si es que se recibe, el procedimiento que se encare, cómo se encare y desde dónde se encare.

—Cuánto tiempo esperarán respuestas?

—El prudencial y lógico, teniendo en cuenta la gravedad de lo que se ha denunciado, en lo que mi representado no tiene nada que ver en la cuestionada acción. Él es solo el damnificado de un hecho que podría ser para nada aislado y no solo en nuestra provincia.

“Por eso es que ya estamos preparando las presentaciones que realizaríamos ante la Justicia federal. Por lo que a nadie le debe caber dudas de que esto se seguirá hasta las últimas consecuencias, porque es un hecho contundentemente grave”, finalizó Álvarez.